curso recepcionista hoteles

Menu

Curso de Recepcionista de Hoteles en Madrid

El o la recepcionista de hotel son los empleados que reciben a los clientes a su llegada al hotel y también el último que tiene contacto con los mismos antes de acabar su estancia. Puedes hacer un curso completo de recepcionista de hotel pero aquí te vamos a hablar de las funciones.

Si queremos hablar sobre las funciones desempeñadas en este puesto de trabajo o empleo, podríamos decir que destacan el check-in y check-out, así como la entrega de llaves, las reservas, ya sean por correo electrónico o por teléfono y el cobro de facturas, chequeo de los sistemas informáticos implicados, entre muchas otras actividades diarias.

Desde luego, no se puede decir que sea un puesto de trabajo aburrido.

 

 

Hoteles buscan recepcionistas Madrid

Un principio en el que coinciden todos los directores de establecimientos de alojamiento, es que los recepcionistas han de tratar a los huéspedes o futuros clientes como les gustaría que se les tratase a ellos mismos y que tengan la mejor experiencia.

Es decir, un buen recepcionista de hotel ha de atender correcta y profesionalmente a los huéspedes, sean como sean estos.

Funciones del recepcionista de hotel

Tenemos que tener en cuenta es que según el hotel en el que estemos desempeñando la función de recepcionista, las funciones pueden variar. Y todas ellas deben verse en la formación y cursos que reciban los mismos.

Si tenemos turno de día o de noche, ya que en este último caso, por lo general, la plantilla será más reducida y el recepcionista tendrá que tener una visión más global y una capacidad de acción mayor.

Pero a grandes rasgos, la principal función de este puesto de trabajo será proporcionar todo tipo de información y asistencia solicitada y/o necesitada por el cliente.

A continuación listamos las funciones principales:

 

Recepcionista de hotel asesorando sobre actividades y planes de ocio

 

Check-in y check-out de los clientes en un hotel

Esta actividad del recepcionista de hotel consiste en realizar el registro de los clientes al llegar al hotel y a su salida.

Entrega de llaves a los huéspedes y asegurarse de que los clientes saben llegar a su estancia o que tienen toda la información precisada. También les informaremos, además de nuestro hotel, sobre el entorno en el que se encuentra emplazado. Localizaciones turísticas, opciones de transporte, gastronómicas y de ocio en general.

Además deberá estar a cargo de la gestión de reservas y cancelaciones de dicho establecimiento. Las que se realicen presencial, telefónicamente o por Internet.

Gestionar los ingresos

Gestión Multitarea

Los recepcionistas tienen que ser capaces de trabajar realizando diferentes tareas sobre todo cuando el establecimiento es de dimensiones pequeñas, o cuando se encuentran en el turno de noche.

Caja

La gestión de los ingresos consiste en llevar un control de los cargos de las habitaciones y en hacer un recuento de la caja recaudada de ese día y proveérselo al director del hotel en la caja de seguridad.

Ofrecer información turística a los clientes

Otra tarea fundamental que ya hemos mencionado antes, de los recepcionistas de hotel es ofrecer información turística a los huéspedes.

Por lo general, los hoteles suelen tener convenios con visitas turísticas, excursiones o planes de ocio y cultura y en la mayoría de los casos es la figura de recepcionista el que presenta dichos servicios extra.

Por tanto, el recepcionista deberá estar al tanto de todo lo que ocurre a su alrededor ya que constantemente aparecen ofertas e incidencias.

Promover las instalaciones y servicios del hotel

Ligada a la anterior actividad laboral comentada, el recepcionista también suele promover las instalaciones que ofrece el complejo turístico, como puede ser un restaurante, una sala de fitness, gimnsasio, piscina, jacuzzi y spa, salón de belleza, etc.

Así como actividades o planes organizados por el hotel como conciertos en directo o juegos para los más pequeños.

Esto también implica hacer las reservas de los huéspedes interesados y trasladar dicha información a los departamentos correspondientes del hotel.

Servicios extra o adicionales del hotel

Ser recepcionista implica conseguir que el huésped disfrute de la máxima comodidad posible.

Otra actividad que llevan a cabo es la oferta de servicios extra, como puede ser la posibilidad de guardar las maletas en consigna, recepción de paquetes, servicio de taxis, cambio de moneda, etc.

Será también el recepcionista de hotel el encargado de ofrecer up-grades de las habitaciones cuando el huésped esté haciendo el check-in, o de incluir una cena de lujo, por ejemplo.

Dudas, incidencias, quejas y reclamaciones

La persona que se encuentra en la recepción suele estar asociada por parte de los huéspedes como un “atención al cliente”, es por esto que en la recepción de los hoteles se suelan atender y tramitar cualquier tipo de reclamaciones o quejas por parte de los huéspedes.

Además el recepcionista suele tener en su poder un libro de incidencias en el cual se anotan los incidentes o arreglos necesarios, que hará llegar a los responsables según cada situación.

Seguridad y control de la entrada al establecimiento

El seguimiento riguroso y la vigilancia de los controles de acceso suelen ser también una tarea a realizar, aunque por lo general, se suele tener también el apoyo de la plantilla de seguridad.

Esto se hace así porque el recepcionista suele tener un trato más directo con la gente que entra y sale del establecimiento hotelero.

Un buen recepcionista conoce rápidamente a los huéspedes y si es posible memoriza sus nombres y situaciones o necesidades personales.

Apoyo a otros profesionales del establecimiento

La información que manejan los recepcionistas suele ser la más amplia y fresca de todo el establecimiento.

Por tanto, el apoyo y coordinación con otros departamentos del hotel es también una tarea muy frecuente de los recepcionistas.

De hecho, en hoteles grandes, el recepcionista suele también hacer la función de barista o camarero a ciertas horas.

El conocimiento y posibilidad de coordinación, por ejemplo, con el departamento de limpieza si un cliente pide un cambio de toallas para su habitación, es llevado a cabo por el recepcionista ya que es quien recibirá esa petición y quien se encargará de transmitir esa necesidad al departamento de limpieza.

 

Perfil profesional general para un recepcionista de hotel

Dependiendo del tipo de establecimiento hotelero se pedirán unos requisitos específicos a la hora de formar la plantilla de recepción. En líneas generales, para ser un buen recepcionista de hotel se debe:

– Contar con habilidades de servicio al cliente

– Formación profesional sobre gestión de establecimientos hoteleros.

– Habilidades en comunicación, tanto escrita como verbal.

– Conocimientos administrativos, de ventas y comerciales.

– Dominio de, al menos, una lengua extranjera. Cuantas más mejor y depende de la ubicación del hotel se necesitarán más unas u otras.

– Habilidades de herramientas especializadas informáticas, para la gestión de facturación y reservas.

-Control absoluto de la tecnología y el teléfono.

 

 ¿Qué estudios oficiales debe tener una recepcionista de hotel?

Los cursos de especialización para las recepcionistas de hoteles suelen ser la mejor de las estrategias para conseguir aumentar los beneficios de un hotel, ya que ellas son la primera y última imagen de que se lleva un cliente sobre el establecimiento.

En el ámbito de la recepción, se suelen pedir unos estudios oficiales como criba a la hora de realizar un proceso de selección, como puede ser un un grado o máster en turismo o en dirección y gestión hotelera, o los cursos de experto en recepción de alojamientos hoteleros y turísticos que se imparten en algunos centros de la Comunidad de Madrid como por ejemplo, Certifica.eu, centro de referencia y que emite titulación oficial y homologada.